14/03/2008

Mientras no estoy encerrado

estoy en el presente.

Mi presente es no estar ausente, pero sí sin nada qué presentar.

Sin nada, pero con mucho. Lo mucho lo traigo dentro.

Lo poco, me llega de fuera, de donde mucho esperaba;
por eso no estoy en retiro,
porque estoy adentro,
porque estoy sintiendo,
sintiendo las causas que me ligan al trabajo
y el trabajo que se vuelve descanso
me traga entero,
me llena de nervios y me lleva muy dentro,
me llaga en el pecho:
me llama el encierro.

Lástima que, oscuro, elegí otro anhelo.
(¡Qué bueno el murmullo, sabroso portento,
qué bien que se siente llevar todo adentro!)
Pero la luz no sirve para dejarla oculta.

Mira, todos se van, no se inmutan,
me quedo lleno, lleno y vacío
de la obligación enjuta
de esperar un resultado predecible aunque extraño.

Y los míos... los míos están en el encierro,
en el encierro al que fui llamado
pero no supe, no,
no supe responder a mi propia respuesta
y por arriesgarlo todo, me senté en lo seguro.
Ahora vivo lo que ya dije vivir,
y me quema el pecho,
y me traga entero,
y sigo viviendo estos bailes eternos.

¡Dichoso el gozo, impere la dicha
que adentro se vive, que en encierro se lleva,
se vive y se canta y luego se libera:
cincuenta gorriones en llamas de cera!
Así, los de afuera
se llenan del encierro (la libertad plena),
y se vuelven libres al trocar
trinos por cadenas:
cadenas ligeras y sensatas,
que al poder amarlas se vuelven plumas
que elevan al alma...

Mi mundo es afuera y mi meta es adentro
y hoy vivo encerrado en mi presente eterno:
mi presente ausente,

mi nada con mucho,

mi vida, mi cáliz y mi gente.

----------

Pero estoy contento:
vivo mi momento;
vivo mi presente y mi presente es cierto:
puedo ofrecerme y me ofrezco entero.
Me ofrezco a la vida, al trabajo y al cielo.

Al final, vivo igual que el ave
y es que ave soy:
vuelo al mismo viento.

Mi voz, mi presente, mi portento.

----------

Al fin, nos encontraremos:
su retiro es mi encierro y mi retiro, nuestra meta;
ahí donde está lo todo está lo mucho y está la nada,
y en la nada se vuelve mucho al contacto del alma alada
y de una nariz fría que se refugia en mi almohada
y que protejo al abrazo con intenciones blancas.

Pues entonces, no lloro.
Mi presente se vuelve tibio al saber que no fue cierto
que me quedé en el abismo.

¡Volamos en el encierro,
mucho más allá de la nada!

12/03/2008

Servicio a la comunidad

Suspendemos esta transmisión para emitir un servicio a la comunidad:

Mi amiga Lizbeth Fuentes tiene una grave necesidad de conseguir bolsas para diálisis de solución 1.5 (amarillas) y/o 2.5 (verdes) para la máquina Baxter. Su papá es quien las necesita y sufren por un desabasto en el Seguro Social.

Si alguno de mis lectores puede ayudarle a seguir con vida a este señor, háblenle a Lizbeth:
Cel. (686) 124-8144,
casa: 561-0021,
trabajo:551-8118.

05/03/2008

Salí en el podcast de Badbit.

El fin de semana estuvo bien chilo, en la segunda parte de la 57a. edición mexicalense de la Pre-brigada... ¿que qué es eso? Ah, el Movimiento de Brigadas Juveniles es un tema por sí mismo del que ya hablaré luego... por lo pronto, les puedo anticipar una cosa: "¡Vive tu momento!"
--------------------------------

Por lo pronto, tengo un anuncio que ya me demoraba en realizar. Uno de mis bloggers favoritos, geek y literato en potencia, Badbit, ha emitido la más reciente edición de su podcast, con el tema de los geeks, y tuvo a bien invitarnos a Óscar, a Inés y a un servidor. Mi voz suena fatal en el radio pero ya me acostumbré.

Libros, café, videojuegos e íconos de ánime otorgaron apoyo visual a la diatriba.

La grabación se llevó a cabo en el 1-800 Café, atendido por mi tocayo Fernando y cuyos productos y ambiente recomiendo ampliamente. Ahí tuvimos nuestra pequeña velada de geekismo y metageekismo, generando una "introducción glorificada" a nuestra forma de ser y nuestras características y pasiones, apta para todo público pero que será sobre todo disfrutable por los que gustan de ver las cosas desde puntos de vista sociológicos, culturales y... geekescos.

Don Badbit en plena edición.

"Más geek no podía ser", dijo Inés al tomar esta foto.

Escúchalo aquí, y si te gusta lo que oyes, déjale (o déjanos) un comentario... y también puedes suscribirte al podcast.