15/07/2008

Ayer llovió.

Es la noticia del día.

Me encanta vivir en una ciudad en la que si llueve, es noticia. No, no lo digo irónicamente. Por lo que puedo notar, los cachanillas realmente disfrutamos la lluvia.

Obvio que hace sus estragos, como en toda ciudad que no está preparada para ello. Aquí se hacen baches, se anegan las calles, hay embotellamientos y se quedan carros tirados; las casas se empapan si tienen goteras, se vuelven urgentes los trabajos de aislamiento de techos.

Aún así es un espectáculo agradable. Por un momento te olvidas del calor - a pesar de que luego vuelve con todo y la fuerza de la humedad. Pero en la lluvia - en el momento en el que las gotas caen en tu cara, refrescantes - el ambiente se vuelve diferente.

No hay comentarios.: