06/04/2006

Linuxero de corazón... sendmailero por obligación.

De todas las configuraciones que pueden aplicársele a un servidor Linux, una de las más engorrosas debe ser la de Sendmail. Sendmail es el nombre del servidor de correo más popular, debatiblemente. (Para ti, que eres no iniciado: el servidor de correo es el programa que la hace de "cartero" en internet; es el que realmente envía y recibe tus correos, y es el que administra tu cuenta de correo 24 horas al día. Agradécele a tu sysadmin y continúa leyendo.)

Sí, cualquiera puede configurar Apache. Incluso a pie, tiene una interfaz agradable y archivos de configuración bonitos y entendibles. Hay que dedicarle cierta lectura, pero la documentación es clara y amena. Aparte, Apache es extensible y puede hacer muchas cosas divertidas. Si fuésemos mecánicos, acaso sería como abrir el cofre de cualquier carro común y corriente y ponerse a chambear.

"Listo... www.wachuliru.com ya está jalando, jefe."

Sendmail también puede hacer muchas cosas divertidas. Pero meterse "a pie" con la configuración de Sendmail es como si, en vez de un carro, nos trajeran un mecha (robot gigante de caricatura japonesa) para reparar a nuestro humilde taller.

Pero ojalá parara ahí la cosa. Incluso entre los mechas, casi todos son modulares; por ejemplo, si habláramos de QMail o de otros por el estilo, es como si habláramos de Voltron: "jefe, el problema está en la pierna amarilla"; "ah, bueno, pues muévele ahí y no toques lo demás."

Voltron: mighty, powerful... and extensible!

Sendmail no. Sendmail es como Ultraman. Una puerta de servicio y UN MUNDO de cables, engranes, tuercas y componentes electrónicos. Hey, hay que aprender un lenguaje nuevo y toda una nueva gama de terminologías solo para entender Sendmail. Es una maldita cosa gigantesca y monolítica... y vieja, para acabarla. (Aunque renovada al gusto de los nuevos públicos, hay que admitirlo. Tal vez en eso, Sendmail no se parece a Ultraman.)

Seguro le pagaban muy bien a quien se moría
de calor usando este traje en las filmaciones...


Por eso, mi consejo a los sysadmins en ciernes: si pueden, no usen Sendmail. Si no pueden evitar usarlo, usen una herramienta de configuración (como yo). Pero sepan que el día que esa herramienta no pueda hacer lo que necesitan... habrán de prepararse una taza de café y sentarse a leer mucho.

Los sysadmins que tienen tendencias al arte pictórico, acaso se
sientan inspirados por Sendmail a expresar su confusión de esta manera.

1 comentario:

D4RK$0N-XD dijo...

un autentico gurú señor. aun me falta mucho camino por recorrer...pero espero algun dia, poder tener dominio sobre algo sendmail...saludos