10/02/2012

La mañana del año nuevo. McDonalds y el templo de los gatos.


Después de la aventura de la nochevieja, que incluyó ir a bailar a un pequeño club de salsa del que un famoso DJ es el dueño, así como después ir a un templo sintoísta a no solo escuchar las tradicionales 108 campanadas, sino de hecho tocar la campana (algo que en pocos lugares se puede hacer)...


...amanecimos toda la bola en el cuarto, ya descansados y listos para el nuevo año. 


Las muchachas fueron a disfrutar del onsen del hotel y tras arreglarnos todos, a desayunar. No había mucho tiempo porque Saori tenía que tomar un tren para ir a su ciudad natal, de modo que fuimos a McDonalds.




En eso me doy cuenta de que se me olvidó algo y tengo que ir por él al hotel.



Policía en bicicleta.



Sala de pachinko.


De regreso ya estaban desayunando. Yo había encargado uno de los paquetes de desayuno. La hamburguesa era chiquita, pero debo decir que estuvo buena.




A punto de partir. Saori al fondo, de bufanda gris.


Saori se fue; los demás terminamos el desayuno y continuamos caminando. Obviamente, ya había un plan trazado para el día.


Oops. Se suponía que sería una foto infraganti.


Caminamos varias cuadras hacia el oeste hasta llegar a un par de pequeños templos.



El templo de la derecha estaba dedicado a encontrar pareja; el de la derecha se veía que era extremadamente viejo e histórico. 


 



Los templos son, además, hogar de una buena cantidad de gatos.














Las fotos de abajo son en el segundo templo.








----
Mañana: más templos dentro de la ruta.

1 comentario:

paola dijo...

ne encantaría probar el gusto de esas hamburguesas, seguro que nada que ver con las de los mcdonalds en rosario que estoy acostumbrada.
cuando viaje la probaré sin duda