11/02/2006

Posteando en mi pijama, o: la semana del festejo y la gorronería

Buenos días, mundo.

*scratches head; mumbles incoherently*

Um. Ayer fue un día pesadillo, en el buen sentido y en el malo también. Hubo muuucho trabajo que no se ha concluido... pero además me tocó acompañar a Inés-chan en su ceremonia de graduación. Así es, ya podemos hablar de una ingeniera más en la comarca bloguera ^_^ (go and greet her!)

Pues no me hablaron para el puesto de la prepa. Uno de mis hermanos me había dado el pitazo de ir y presentar mi currículum, "ques'que" porque necesitaban un maestro de informática con urgencia. El sueldo no me convenció, a decir verdad, pero es mejor tener un ingreso fijo mensual a no tener nada seguro, y por eso fui. Además, siempre me ha gustado dar clases; agarra uno cura y es una experiencia muy gratificante cuando ves que un morro aprende y le gusta lo que impartes.

Total, me dijo el director: "nosotros te llamaríamos mañana en la mañana". Esto me lo dijo el jueves.

El viernes, llegó la mañana y se fue, sin ninguna llamada por parte de la prepa. De modo que asumo que no me dieron la chamba. Oh well. Gajes del oficio. ^_^

Por cierto que también me llevé el currículum del Ingeniero Onigiri, que ahora sí se le puede decir Ingeniero a raíz de su ceremonia de titulación, que fue el siguiente evento al que asistí luego de ir a la entrevista en la prepa, el mismo jueves. (Go and greet him too!) La verdad es que fue una ceremonia harto emotiva. Oscar presentó su titulación por la opción de reporte de prácticas profesionales, pero al momento de la exposición ante sinodales, era como si prácticamente presentara una tesis... al menos eso delataba su cara de incertidumbre cuando salía del recinto. Ah... esto lo debería estar contando él y no yo =P, pero sí puedo decir que fue un muy bonito detalle que toda la familia se reuniera: primero, para su corta pero emotiva ceremonia de toma de protesta; luego, para la comida respectiva. Su abuelo y tíos estaban tan contentos con el Ingeniero que nos dispararon la comida, hasta a Inés-chan y a mí ^_^. Y fue en el Pampas, pa' que más les guste. Nice indeed.

Anoche, después de la graduación de Inés (y de varios otros amigos, entre ellos Iveth del CETEA y las graduadas de posgrado Charo [de la agencia en la que colaboro] y Marianita [recién aliviada de embarazo, y a quien no me tocó felicitar]), nos fuimos a cenar su familia y algunos amigos, entre los cuales estábamos... claro, el Ing. Onigiri y yo. (¿Notan cierto patrón?) Iba a ser en el Fontana's, pero por falta de cupo terminamos en los internacionalmente reconocidos Sopes Doña Esthela que están sobre la Río Mocorito ^_^. En la cena estuvieron los sres. padres de la Ing. Lady Agnes, así como el infaltable Señor Baka Neko (si estás leyendo esto: baka!). También: su primo, Mario, el Ing. Cheang, los ya mencionados Onigiri y yo; luego llegaron el Mijares y Rosita con su prole: su novio Joe y su hermano Ray (quien es mi compañero de generación. Ray, estás bien flaco... you worry me...)

¿A qué iba todo esto? Ah, sí, a que una vez más nos dispararon la cena: los papás de Inés se mostraron hospitalarios.

Aaah. Pero ahí no termina la cosa... Habría ido a la misa de Inés también, pero un maldito nombre de dominio no podía ser transferido a los servidores de la agencia en la que colaboro. [WARNING: high-tech babbling ahead!] Así que después de ir con mi amigo Irak a desayunar y darle una microasesoría de e-business (lamentablemente aquí yo sí pagué mi parte) fui y me encerré entre computadoras, el servidor, configuraciones de DNS, llamadas telefónicas y chats de soporte, para darme cuenta de que cox.net, cierta compañía de cable y hosting gringa, no nos deja transmitirle nada de correos. Cree que en la agencia son spammers. (No lo son: no los he dejado ^_^ jaja!) Esto es crucial porque, como parte del proceso, determinados correos tienen que llegar a cierta cuenta @cox.net. Y toooda la tarde estuve con eso, y con la gente de la agencia sobre de mí, porque les urgía mandar correos al cliente - y eso no lo podían hacer mientras yo hacía la transición.

De modo que tuve que deshacer todo lo que hice, temporalmente, mientras los señores de cox.net se dignan a reconocer que nuestro tráfico no es spam. Para esto mandé correos a abuse@cox.net... que nunca llegaron porque también fueron clasificados como spam. U_U' Ahorita estoy en el proceso de hacerme un correo @flopez.com.mx para mandarles la formal petición. [/high-tech babbling] Lo único no frustrante del asunto es que en la agencia me han dado todo el soporte necesario y que, además, a la 1:30 suspendieron todo y dijeron: "¡vámonos a comer!", para festejar a los cumpleañeros de febrero, entre ellos, yo. Y esta comida, obvio, tampoco la pagué (¿no es hermosa, la vida?)

En resumen, esta ha sido la semana de comer y no pagar. =D

Ah... una nota muy especial. Una amiga muy querida y que casi nunca tengo chance de ver, Cecy, me habló para invitarme al concierto de Céspedes, ayer. (Habría sido así, también, la semana de escuchar buena música y no pagar =D). Lo malo es que las horas coincidían con las de la graduación U_U'. Pero, Cecy, te debo un concierto, remind me ^_^ y muchas gracias por acordarte de los pobres =)

Veremos si también es la semana de beber y no pagar: hoy, 9 pm, Cucapah Justo Sierra. You reading this, go and greet me :D

No hay comentarios.: