14/05/2006

Tanto qué contar...

Qué fin de semana tan espléndido. De dos conciertos, a ninguno de los cuales realmente esperaba ir, fui a ambos... y lo mejor, en compañía de Tita (que rulea mi universo). El viernes, Babasónicos; yo no los conocía realmente y debo decir que son agradables, si bien no puedo decir que hicieron mella en mis gustos musicales, pero ciertamente dan buen show. El sábado, el Sr. Orlis, el Sr. Dapp y sus amigos hicieron gala de maestría musical en el tributo a Radiohead... bien por todo ustedes, puntos extra al baterista, también puntos extra a las apariciones del sax y del violín... y un punto menos al que se le desafinó la guitarra de repente =P. Pero, en general, muy, muy muy buenas interpretaciones. Kudos to you all.

También el día de ayer, sábado, tuve la oportunidad de convivir con Los Señores Suegros. Los Señores Suegros resultaron ser muy alivianados y rápidamente sentí que un lazo de comunicación se tendió, sobre todo entre El Señor Suegro y un servidor. Suspiros de alivio, por favor.

En otras noticias, el Chino se desesperó de ver morritas en el Hi5 y se fue a buscarlas en San Felo. Acaso los otros onigiris hubiésemos seguido la corriente de tener un ingreso constante de efectivo. Yo he tenido que degradar mis insumos a los préstamos familiares, lo cual no es precisamente un consuelo... pero... esta semana, sí, esta semana deberá ser diferente.

Por lo pronto estoy hundido en trabajo, pero en trabajo chilo, placentero; ahorita programo y diseño en Flash; al rato veré qué onda con unos cuantos scripts en PHP y la estructura de un sitio que debe quedar YA. Por no mencionar otros sitios que esperan que les meta mano pronto, y que el próximo sábado, Dios mediante, comenzaré a dar un curso de titulación en la Univer... ya extraño dar clases, la neta. ^_^

En resumen, eso es. Y vuelvo a hacer hincapié: Tita rulea mi mundo. Cada vez más. Una disculpa a los visitantes de este blog, que han visto un súbito surgimiento de azúcar en el sabor del mismo, pero es simplemente inevitable... azúcar es la que llevo en el alma. Como Celia Cruz, q. e. p. d.

2 comentarios:

twisted faerie dijo...

jaja, vivan los blogs azucarados, que el mio anda igual :P

avedeeo dijo...

hey que bien! el baterista es mi primo :b *nora con cara de orgullo*