29/01/2007

Minicrónica de viaje / catolicismo geográfico.

Pues sí me fui a la boda en Ensenada. He aquí cómo:

El viernes me la pasé arreglando detalles. Salí temprano de trabajar y me fui a cambiarle una llanta al carro. En lo que mi copiloto, mi hermano Luis, se preparaba, terminamos saliendo como a las 5:30 pm de Mexicali.

En consecuencia, la mayor parte del camino, incluyendo La Rumorosa, me las aventé de noche. Quise comprar pan en Tecate y pasar por Tijuana, evadiendo la horrible carretera Tecate-Ensenada; en consecuencia, pagué más peajes y llegamos a las 11:15 pm. Media hora más tarde ya teníamos hotel. Yo estaba contento, pero molido.

El sábado descubrimos que el compromiso se había pospuesto, así que tiramos el rol por la calle Primera. Terminamos en un Cafetomas, donde curiosamente al poco rato llegó la novia... que resultó ya ser esposa para ese momento (solo fue boda civil). Nos abrazamos efusivamente; no en balde es mi mejor amiga, y obviamente no era para menos.

En la fiesta, fue ella misma quien nos colocó (a mi hermano y a mí) primero en la mesa de los muchachos y luego en la de la gente de nuestra camada, donde ya nos sentimos más en confianza. Después de todo, varias de sus amigas y yo nos conocemos. La comida fue buena; el baile, poco: me quise ir temprano para alcanzar el sol... cosa que de todas formas no ocurrió. Salimos de Ensenada a las 5:00 pm y se repitió la historia; eso y un par de equivocaciones en el camino (que me costaron tres peajes extra) hicieron que arribáramos a Mexicali como a las 11:00 pm.

Tanto de ida como de venida, Luis fue un excelente copiloto, dándome los tips necesarios durante el camino, pero permitiéndome experimentar como fuera necesario.

En lo que respecta a los novios... no les deseo felicidad, pues sé que ya son felices; les deseo más bien que esa felicidad la conserven, día tras día, con ímpetu, alegría y entusiasmo; con comunicación y entendimiento. A mi muy querida amiga (que me acerca a tal modo que a veces me siento de su familia) la conozco lo suficiente como para saber que ha encontrado a la horma de su zapato. A él todavía no le conozco mucho, pero sí lo necesario para sentir que es una buena persona y, no obstante las dificultades, pondrá todo de su parte para avanzar. Sepan, pues, si leen esto, que estaré orando constantemente por ustedes... a fin de cuentas, una ayudadita nunca está de más. ^_^

---------------------------------------------------------

Links (o: lo que estuve haciendo hoy con una mano, mientras me rascaba la panza con la otra). El tema: "catolicismo geográfico":
  • Hablando de Ensenada: el sábado miré al periódico y, curiosamente, no documentaba el gran suceso de mi llegada a la ciudad =P, pero sí que hacía unas horas se había erigido oficialmente la Diócesis de Ensenada, comprendiendo al municipio de Ensenada; su primer obispo, Mons.Sigifredo Noriega Barcelot, viene de Ciudad Obregón. El proceso para erigirla tiene desde el 2001; evidentemente duró más de los dos años que se tenían estimados para ello. Y adivinen: aunque solo tiene como 700,000 fieles, tiene el área mayor de México y del mundo.
  • La nueva diócesis depende de la Arquidiócesis de Tijuana, "capital" de la Provincia
    Eclesiástica
    de Baja California desde noviembre pasado. Yo no sabía de esto (sabía que dependíamos de Hermosillo). Afortunadamente me encontré con este sitio, Catholic Hierarchy, que hace una espléndida labor de registrar las diócesis, arquidiócesis, vicariatos y otras divisiones administrativas de la Iglesia Católica. Por cierto, el obispo más joven del mundo es Mons. Emigdio Duarte Figueroa, obispo auxiliar de Culiacán, con 38 años.
  • Ya entrados en gastos, me metí a investigar sobre la Iglesia en Japón... y resulta que me encuentro con la Gran Catedral de la Virgen María de Tamatsukuri de Osaka y dos (aparentemente) mártires cristianos japoneses: Doña Gracia (Garashia) Hosokawa y su marido, Don Justo Takayama Ukon, uno de los pocos señores feudales convertidos al catolicismo gracias a las incursiones de San Francisco Javier. Maravilloso el arte católico en estilo japonés clásico... simplemente fenomenal.
  • Por cierto, si algún día les da por visitar la Catedral de Tamatsukuri, está aquí.

1 comentario:

Anónimo dijo...

yo quiero ir de vacas a Ensenada, y comer pan de Tecate, ese que no compraste de ida.