24/12/2005

Navidad

I don't feel so good for Christmas...

¿Por qué pasan estas cosas?

Uno nunca es lo suficientemente... "bueno" como uno quisiera. Me levanto y me doy cuenta de que sigo siendo el mismo, no cambio, no mejoro. Me repugna a veces.

Siento de repente que debo llenar un estándar autofijado, que no logro alcanzar, acaso porque no me lo logro proponer con la suficiente fijación, acaso porque realmente no es lo que quería alcanzar. Pero parte de mí sabe que eso es lo que quiere... al menos eso piensa.

Recuerdo los tiempos buenos en los que me sentía más a gusto conmigo mismo y me sentía más seguro de poder corresponder al amor que los otros me muestran. Hoy me siento egoísta e inane. Hoy y en muchos otros días. Acaso es el contraste: Navidad, tiempo de dar, tiempo de mostrar lo que tenemos para dar, demostrar los sentimientos. I feel awkward.

Siento presión. No son los demás los que me presionan, soy yo mismo.

I really need a new Christmas.

-----------------------------------------

Por otro lado... mi ser consciente dice:

Navidad es tiempo de dar, tiempo de amar. Todo pasa: las nubes que hoy no te permiten ver el sol, se las lleva el viento mañana. Es el nacimiento de Dios, que quiso nacer entre nosotros, lo que hoy festejamos; es decir: es razón suficiente como para creer que hay una esperanza, una razón para seguir viviendo. Incluso los que no creen en Dios (o no lo suficiente) pueden sentir en el ambiente esa... festividad. Al menos eso me imagino.

Hoy acabamos de ir a una colonia pobre (la Satélite, atrás de la Kenworth). Junto con otras varias familias de la parroquia, distribuimos despensas. Ciertamente yo no participé con muchas palabras de aliento (ver estado de ánimo, arriba =P) pero al ver la cara de la gente, uno se siente... no sé... rico. En varios aspectos. Uno va a esas colonias (¡a unos pocos kilómetros de donde duermes tan a gusto diariamente!) y ves que una casa que en tu barrio es normal, aquí destacaría entre todas las chozas (sí, chozas) de cartón, adobe, madera. Algunas de ellas se las llevará el próximo vendaval.

Nos tocó visitar a una familia que ya no estaba ahí; la señora de la casa, su esposo y un niño representaban a la prole: hace tres semanas, una veladora caída ocasionó un incendio que acabó con tres de esas microviviendas de una estancia. Nos dijeron que la fraccionadora les dio lotes por el lado de la Col. Santo Niño (lejos, muy lejos) y que la hija mayor se fue para allá con sus ocho hijos. Les dejamos despensa, más de la acostumbrada. La señora estaba descalza; no vi signos de que hubiera agua potable o electricidad y de hecho vive sobre el canal del desague al fondo.

Nosotros hemos regresado y ahora vamos a la Cachanilla; mis padres me comprarán zapatos de regalo. Unos hermosos zapatos de al menos $300. Yo les regalé celulares: uno para cada uno. Aparte de los regalos de mis hermanos.

No me siento mal de tener dinero. A cada quien nos toca la situación que nos toca. Lo importante es progresar en ella... pero también igual de importante es abrir los ojos y darnos cuenta de que igual yo podría estar del otro lado... y cuando vamos y repartimos, no hacer una charada de condescendencia ("ay, pobrecitos"), sino hacerlo verdaderamente como hermanos; si vas a decir una palabra, aunque sea una sola la que te salga, pues que te salga, y no decir falsedades o cosas que puedes saber que son ciertas, pero que no te nacen. Que sea Dios quien hable por ti: pero si tú lo dejas. En todo caso, que seas tú quien vaya y dé lo poco que puedas tener, aunque luego vayas y te gastes tu dinerote en mangas y en cualquier otra cosa - que no es pecado, mind you. Todo a su justa medida. Los que hoy son pobres también lo harían.

El párrafo anterior, claro está, me lo estoy diciendo a mí mismo.

----------------------------------

En conclusión, feliz navidad: que puedan hoy dar un poco de lo que tengan, sea lo que fuere. Que sea aceptado y que puedan recibir también, como a mí me ha tocado, no tanto en lo material, sino también - y sobre todo - en lo espiritual y en lo fraterno. Que tengan con quién compartir esta noche una cenita o un regalito, una palabra de aliento o una mirada profunda, o simplemente mirar la tele, pero que sea juntos. Y si Quien Nace Hoy se hace presente, pues tantísimo mejor. Happy birthday, Jesus.

Un abrazo a ti que lees este post.

1 comentario:

BRENDAH dijo...

Gracias por ese abrazo e igualmente, comparto tu espiritu, lindas palabras.

Feliz Navidad!

Pd. Chistoso mi link jejeje, me gustó.