30/10/2011

Una generación creativa

Vivimos en una generación acostumbrada al cambio. Más aún, vive de él.

La constante afluencia de los diversos medios ha ocasionado una reducción de los periodos de atención, pero también propicia que podamos alimentar nuestras mentes a partir de más y más fuentes. Aún más, hoy día estamos en control de más medios de creación y difusión.

La nuestra, pues, es una generación creativa y comunicativa.

Claro que también deberíamos considerar que una "generación" como tal no es algo definido. Es un continuo, tanto como los colores y los idiomas: les ponemos nombres y les imputamos las características que nos ayudan a diferenciarlos, pero tales características no tienen inicios y finales definidos. Las citadas arriba (creatividad, comunicación, difusión...) son características que han ido apareciendo, gradual pero claramente.

Me da la impresión de que tal continuo no solo se extiende por el tiempo: incluye, o deja de incluir, a las personas por sus culturas, orígenes, educación y otras variables.

Sin embargo, es innegable que estos efectos comienzan a permear en las sociedades. Por dar un ejemplo, en muchos países desarrollados, como Estados Unidos, es hoy por hoy aceptable que a una persona adulta le gusten los videojuegos; no es (necesariamente) visto como un signo de inmadurez; esto se muestra en las artes y entretenimientos influenciados por ello: la música chiptune; podcasts, radio, programas y videos que tratan estos temas, entre otras cosas.

Por otro lado, dichos medios (considerados originalmente para niños) son, hoy por hoy, realizados también con los adultos en mente. Muchas series animadas durante esta pasada década muestran esta tendencia: si bien tienen un público infantil en mente, también logran entretener a muchos adultos. (No me refiero aquí a caricaturas hechas "para adultos", como Los Simpsons, sino a animaciones como "Billy y Mandy" donde, en el episodio de Halloween que estoy viendo, Mandy trae traje y sombrero rojo porque dice que es de la inquisición española).

Esto no es decir que se ha periddo el aprecio a los medios clásicos, a la literatura y a las demás bellas artes. Es solo que, hoy por hoy, hay mucha mayor diversidad cultural, mucha de la cual se presenta en formatos y medios no existentes sino hasta hace poco y, por lo tanto, que no han quedado aun bien establecidos como "cultura" en el colectivo intelectual. Pero su penetración es innegable, incluso en estos círculos. Quiero imaginar que veremos un futuro en el que los videojuegos serán efectivamente validados como un posible vehículo de arte, por ejemplo.

La discusión sobre la copia y la retroalimentación, así como la necesidad de volver a formular los derechos de autor, mejor la dejamos para otro día.

27/10/2011

Admiración

Los que conservan a su niño interior.
Los que dan de sí, en cualquier momento, sin esperar nada a cambio.
Los que tienen compasión de los demás.

Los que creen con los pies sobre la tierra y la mirada en lo alto.
Los que educan.
Los que crean.

Los que viven sus sueños, no obstante lo que otros digan, o que al menos luchan por lograrlo.
Los que evitan los prejuicios.
Los que, mesurados o activos, viven conforme a sus principios.

Los que viven abiertos.
Los que se esfuerzan por cambiar, cuando es para bien, aunque no sea fácil.
Los que saben apreciar la vida.

Estas son algunas de las personas a las que admiro.

24/10/2011

Memory dump


 Estas fotos fueron tomadas entre el 24 de septiembre y el 24 de octubre de 2011. Se incluyen sin ningún orden en particular.


Mi amigo Francisco nos invitó a Hiroko y a mí a la fiesta de cumpleaños de dos de sus hijos.


En Monterrey, pudimos apreciar una exposición sobre la plata. Esto son moldes para monedas.


El cielo de Saltillo en una mañana revuelta.


En otra visita a Monterrey, por la Macroplaza.


En Galerías Saltillo, el centro comercial cercano a casa, seguido nos topamos con eventos. El fin de semana pasado, estas personas tocaban trova.


Yo, haciendo el ridículo.


Últimamente me estoy sirviendo de Lang-8 para practicar mi japonés.


En San Pedro Garza García, en un centro comercial, en una mañana de domingo.


El perfil de mi compañero Miguel se recorta desde temprano frente a sus monitores. 


Se casó Kiny, una de mis amigas de Justia, en una boda que exudaba elegancia.

20/10/2011

Webcomics

Hace un tiempo escribí algunas reseñas sobre webcómics. El medio es cambiante y también lo son mis gustos. Así que listaré algunos de los webcómics que sigo últimamente:

  • Questionable Content, sobre la vida y desventuras de un grupo de jóvenes viviendo en un pueblo universitario de Massachusetts. También hay androides. De lunes a viernes.
  • Girls With Slingshots, que reseña la vida de dos mejores amigas y las personas alrededor suyo, desde un punto de vista femenino mas no feminista. De lunes a viernes.
  • Sinfest, brillante y controversial tira que habla de todo lo que los demás no hablarán, mezclando igual religión, filosofía y una crítica de la realidad y el arte modernos en un formato digerible y con personajes memorables. Diaria, con "especial dominical" (en formato grande y a color).
  • Sam and Fuzzy son una pareja dispareja. Sam es valiente, mesurado, dadivoso y preocupón. Fuzzy es una especie de pequeño oso egoísta, alocado y codicioso. Por supuesto, son mejores amigos y resuelven misterios. (Pero hay mucho más que eso.) De lunes a viernes.
  • Scenes of a Multiverse muestra fragmentos de las vidas de los muy diversos habitantes de un multiverso que, aparentemente, no son muy diferentes a las nuestras. De lunes a viernes.
  • Wondermark, una tira inteligente compuesta por aparentes grabados de la era victoriana. Su autor tiene espléndido vello facial. Martes y viernes.
  • Dumbing of Age, una versión alterna del universo que el autor ha creado con sus tiras antecesoras. Relata la vida de los personajes en su universidad. Nunca decepciona. Lunes a viernes.
  • Wasted Talent son las crónicas ilustradas de la vida real de una ingeniera en su natal Canadá. Semanal.
  • Johnny Wander es otra tira autobiográfica; sus autores viven en Nueva York. Dos veces a la semana (generalmente).
  • XKCD, el santo grial de los webcómics geeks; siempre imitado, jamás igualado. Lunes, miércoles y viernes.
  • El Cerdotado no es un webcomic sino una tira cómica en propia regla, editada y publicada en diarios de Monterrey. Su protagonista es un "super cerdo" que mantiene a raya a los cacos y narcos de la ciudad, al tiempo que lidia con su familia y vive como cualquier otro mexicano. (El link lleva a un rss.) Diaria.
  • Caballo Negro, con humor oscuro y diseño minimalista. De vez en cuando.
  • Cindy la Regia es una "niña bien" de San Pedro Garza García que sufre porque no encuentra buen partido para casarse. De vez en cuando.

18/10/2011

Aritmética

Tuve un repaso breve de japonés. Con sorpresa verifico que entiendo mi libro de ejercicios mejor que antes. Tengo más esperanzas para el examen de diciembre.

+

Hoy fue un día más o menos pesado. Lo sería mucho más de no ser por mi equipo. Realmente les estoy muy agradecido a mis compañeros en Justia. Pero aún así, sé que mañana será más pesado aún.

+

Hoy en la mañana me sentía fresco y cansado al mismo tiempo. No necesariamente una mala premonición.

=

Evidentemente me conviene irme ya a la cama.

Filtros

Hacía mucho que no salía de casa por la noche, entre semana, y mucho menos sin Hiroko. Regresé antes de las doce, solo para bañarme y perder el sueño.

Estoy intentando anotar algo en la interfaz de Blogger que se niega a cargar. La débil señal de la red carga mejor en la recámara. Pero no quiero acercarme a la recámara para no perturbar a mi pareja, ya dormida (siendo sincero, ella es de sueño pesado… mas es cuestión de principios).

Ahora llega el dilema. Me la pasé muy bien, pero no todo lo quiero compartir. Qué hago, qué digo, qué es apropiado y qué no lo es… son preguntas necesarias, filtros que permiten pulir la imagen transmitida. En exceso, sin embargo, se convierten en obstáculos, y no sale nada.

Diré, sin embargo, que me la pasé bien, que no es algo que haría todos los días, pero estuve a gusto. Extrañaba esa sensación.

Un filtro.

Filtros van, filtros vienen. En nuestra vida diaria, necesitamos de ellos para interactuar debidamente. No decir groserías en lugares inadecuados; saber cuándo llamar de tú o de usted; desplegar familiaridad y confianza con ciertas personas y con otras no.

Muchos filtros son automáticos y ni nos damos cuenta de ellos; los hemos aprendido temprano, como parte integral de la relación con los demás. Como son integrales, cuando aplicamos dichos filtros estamos reflejando cómo nos percibimos en relación a la gente y al medio en el que nos estamos desenvolviendo en ese momento; es una medida comparativa entre la posición propia y la de los (posibles o efectivos) interlocutores. Así, como comparación, es posible extrapolar de ese comportamiento propio sus dos factores: cómo es el ambiente y cómo se ve la persona a sí misma (en relación a ese ambiente).





Otros filtros.



La empatía de cada persona ayudará al proceso de entender los filtros ajenos, pero solo en la medida de su comparación con los propios.

Con todo, quien logra entender ese proceso innato, tanto en sí mismo como en los demás, logra entender más allá de los significados aparentes. Logrará ver más claramente a la persona detrás de las palabras y los actos; podría tener una conciencia más clara de su psique, su espíritu.


Aún otro tipo de filtro.



Hay muchas otras cosas que quisiera decir, pero por hoy aplicaré otro filtro: el de la continencia. Mejor evitar la excesiva verborrea… estoy seguro de que nadie querrá leer posts tan largos, de todas formas. Aunque, si eres de las personas que de hecho leen, te regalo, en agradecimiento, este enlace hacia muchas fotos de gatitos.

16/10/2011

Sintonizando misas por internet

Heme aquí, tratando de sintonizar la misa por internet, como hago de vez en cuando, en esas ocasiones en que me doy cuenta de que se me ha pasado la hora de la última misa de la parroquia cercana. Quizás haya alguna misa más tardía, pero no me late explorar terreno desconocido, a pie, estando en la oscuridad y en este clima de inseguridad.

Tengo entendido que, sin embargo, ver una misa por internet no tiene validez, ni siquiera si es streaming. Pero por lo menos, así no me pierdo de la Palabra y de la interpretación de un sacerdote. Ahora bien, eso mismo le da una ventaja interesante: como estas misas son varias y son emitidas en diversos lugares del mundo, es posible obtener un punto de vista diferente, adecuado a la realidad que mira otro pueblo de la Tierra, que a fin de cuentas es otra faceta de nuestra propia realidad.

A los católicos que anden de viaje, les sugiero fuertemente se animen a visitar una misa en ese lugar. Quizás se topen con sorpresas: la primera, que no obstante desconozcan el idioma, podrán seguir la misa, porque a fin de cuentas es fundamentalmente la misma en todos lados; la segunda, que la manera de llevar la misa, de cómo se comporta el pueblo, e inclusive los modismos particulares del rito en esa parte del mundo, les llevarán a un acercamiento particular sobre la manera de ser de esta feligresía: en ese templo, en esa ciudad, en ese país.

Captar esos matices enriquecerá también la experiencia de viaje y les ayudará a fortalecer su fe, en la conciencia de que no obstante haya pueblos tan diferentes, al final podemos compartir una misma fe. También, creo yo, puede contribuir a hacernos más abiertos ante las diferencias de las personas que no conocemos, al darnos cuenta de que es más lo que compartimos que lo que nos separa.

Y volviendo a lo de la misa por internet: he aquí algunas opciones, por si se ven en apuros como yo.

14/10/2011

Don Ramiro y Don Arturo solucionan el mundo.

- La solución es legalizar las drogas. El transporte, la venta, el consumo, todo. Y luego que el gobierno cobre los impuestos. Mire usted, ¡ya estuviéramos en el primer mundo!
- ¡Legalizar las drogas! Cómo cree, don Ramiro... si así como estamos nos tienen agarrados de los huevitos - vociferó don Arturo, haciendo una gráfica seña - imagínese si fueran legales. Aparte entonces se nos enojan los "güeros" y pa' qué queremos...

La cantina no solía ser lugar de discusiones productivas, pero una vez más, Arturo y Ramiro resolvían el mundo, cerveza en mano.

- Pero ahí está Europa, don Arturo. Ahí está el ejemplo de Holanda, ya ve, ni la hacen tan de pedo los weyes, y allá se vive mejor que aquí.
- Cómo va usté a comparar, don Ramiro. Allá tienen lana. ¡Lana! Y tienen educación... tienen otra mentalidad. Ya ve, hasta prostitutas en sus vitrinas. - Y bebió de su tarro.
- Sí, bueno. Pero aquí también tenemos un gran sistema educativo, don Arturo.
- ¡Ja, ja, ja... cómo cree! Los maestros de hoy valen para pura...
- Pues a eso voy, don Arturo. Fíjese nomás. Yo me acuerdo que mi papá me contaba maravillas de sus maestros. Esos sí educaban. Pero nomás se fueron haciendo malos. Pero los maestros, por qué están como están: por el sindicato. Así es como se echaron a perder. Ahí está nomás Perla, mi ahijadita; se le ocurrió meterse al "sindicato de oposición" y ya ni plaza la dejaron tomar.
- Pues por eso, usted mismo lo está diciendo; no podemos confiar en nuestro sistema educativo. Oye, chaval, tráeme otra - señaló de súbito Arturo a un mesero.
- Y otra para mí. Pues sí, mire. En donde quiera que hay sindicatos, así como pue' que funcionen, pue' que no... y la mera neta, los líderes sindicales nomás se embolsan la lana y ya. Mire, ahí está el sindicato de mineros: ¿qué hicieron por los mineros que quedaron atrapados en las minas el año pasado? Ni madres, don Arturo.
- Sí, pues. Está de la chingada. - Las botellas han llegado. - Salud, don Ramiro.
- Salud.
Sendos tragos.

- Entonces, ahí le va mi plan - continúa Ramiro. - Que legalicen las drogas, se hacen empresas, y luego se hacen sindicatos. Imagínese. "El Sindicato Único de la Industria del Enervante." Y así les va a ir. Mire, en chinguiza van a hundir a todos los carteles. Ahí luego verá a los sicarios haciendo marchas y plantones en el Zócalo.
- Hasta cree que los sicarios necesitan un sindicato. No mame, don Ramiro.
- Pues si son los más oprimidos de todos. Muchos le entran a eso porque no tienen de otra. Y luego ya saben que bien pronto se van a morir. Tienen que disfrutar en chinga su lana porque ya saben que tarde o temprano se los van a quebrar, o van a dar al bote, o las dos. Pero si tienen un líder sindical, con cuotas y toda la cosa... la unión hace la fuerza. Y pues al final, ellos son los que manejan las armas. Se pueden amotinar si quieren.
- Achis. Una revolución, compadre, ¿o qué? Qué jaladas son esas.
- Pues no hace falta tanto. Mire nomás, unos cuantos narcos que tengan buena cabeza y que se organizaran por debajo del agua... un buen porcentaje de cuotas sindicales... y al ratito, mire, ahí tiene a un grupo de poder que no son los cabecillas mismos. Los sicarios obtienen derechos por la fuerza, exigen sus horas laborales, equipo de protección... se hacen plazas...
- Y que se traigan a la Gordillo de lideresa. Con esa cantidad de lana, sí le entra.
- Ándele. Y entonces se vuelven ineficientes y ahí sí, los narcos a la chingada, se acaba el problema de las drogas.
- ¡Ja, ja, ja... qué don Ramiro! Mejor chúpele. Salud.
- Salud.
- Exacto. S

13/10/2011

Vámonos

Anoche dormí como bebé. Pero para eso, todos los días anteriores no había podido dormir bien, así que realmente lo necesitaba.

No, no me afectó tanto la muerte de Steve Jobs. En todo caso, la muerte (hoy) de Dennis Ritchie también es memorable, y no creo no dormir por eso. Es, simplemente, que no obstante tener sueño y estar cansado... simplemente no podía dormir.

Esto afecta la calidad de mis posts, pero hace que sean éstos fidedigno reflejo de mi calidad de vida.

No, señores, desvelarse a los treinta y pico no es lo mismo que diez años atrás.

12/10/2011

Vejiga tímida

Hoy me pasó algo que me dio más risa que pena.

Verán, cuando era niño no utilizaba los mingitorios. Quizás porque en una casa no hay mingitorios y porque no me gustaba mucho la idea de realizar mis necesidades estando a la plena vista de extraños. Las primeras veces que, ya en la adolescencia, traté de utilizarlo, fue inútil: mi voluntad se había atrevido, pero mi subconsciente no había vencido el "pudor". Iba yo, me paraba frente al mingitorio, me preparaba... y nada sucedía, no obstante cuántas ganas trajera, mientras sintiera la presencia de otros en mi cercanía. Los gringos le llaman a esto tener una vejiga tímida.

Por supuesto, pasó el tiempo y, de a poco, me fui superando. El hecho de tener pequeñas paredes alrededor de muchos mingitorios ayudó inicialmente. Luego pude hacerlo en cualquier mingitorio, al darme cuenta de que, al final, uno va al baño a hacer su asunto y se va - no a andar juzgando las técnicas del de al lado. Mi logro final fue cuando tuve que hacer pipí a la intemperie.

Hoy en la tarde, me tocó levantarme al baño a eso de las 4:20 pm (la de después de comer). Curiosamente, coincidí con una de las personas de la oficina de al lado. Nunca convivimos con ellos, de modo que pueden catalogarse como perfectos extraños.

Quizás fue la desazón de toparme con esta persona desconocida y que coincidiéramos exactamente en nuestro camino, a escasos dos pasos uno del otro, y el hecho de que él también pareció verse, acaso, un tanto perturbado por la coincidencia. Quizás ambos esperábamos tener el sanitario a nuestras anchas, esperando la libertad de un espacio de dos minutos en el cual ser libres de las opresiones rutinarias, descansando la mente a la vez que el cuerpo... y en vez de eso, nos hallamos involuntariamente acompañados, obligados por las convenciones sociales a seguir mecánicamente nuestro camino hasta culminar, él en el tercer mingitorio, yo en el primero, y proceder a...

...nada. No había nada. Mi vejiga tuvo un ataque de timidez. Y, a juzgar por la ausencia total de ruido, también la de mi compañero de infortunio. Pero ambos seguíamos ahí, mirando directo a la pared, simulando la normalidad de algo que no sucedía. Fue más la pena ajena que la propia, tanto que estuve a punto de soltar una carcajada.

Como medio minuto después, no soporté más. Hice como que terminaba mi asunto, me lavé las manos y me las sequé con toda normalidad y dignidad. Como en un acuerdo tácito, mi compañero de penas continuó en su posición original, quizás esperando a que yo finalmente me fuera para poder relajarse en paz.

Un par de minutos después, yo me desahogaba (al fin relajado) en el sanitario de un piso superior.

11/10/2011

Amigos

Hace tiempo le decía a Óscar, uno de mis mejores amigos:

"Ingeniero, no se awite porque sus amigos están lejos. La vida es así: unas personas van, otras llegan. Es un proceso natural."

Pero estaba equivocado. Si bien es cierto que vamos conociendo a mucha gente a lo largo de la vida, los amigos verdaderos nunca se van: se quedan en el corazón.

Es curioso cómo aquello que me unía originalmente con algunos de mis amigos, hoy por hoy, ha cambiado tanto que parece irreconocible. Innegable, pero pasado. Las circunstancias son diferentes: ya no compartimos lo que entonces compartíamos. Pero el amor queda: el aprecio, el respeto, las memorias.

Por eso, amigos a los que tiene mucho que no veo, para mí, siguen siendo realmente mis amigos. Mis mejores amigos siguen siendo mis mejores amigos. Así es conmigo. Quisiera pensar que así también es con ellos, pero aún si no lo es, no importa. Mi amistad sigue ahí.

Gracias, amigos míos.

09/10/2011

Cansancio

Hiroko y yo nos la hemos pasado en estado de letargo el día de hoy. Resulta que desvelarse dos días seguidos tiene un efecto mucho mayor sobre nosotros.

Hiroko compró algunas vitaminas que le ayudarán, con suerte, a tener algo de más vitalidad. Por mi parte, yo estoy un tanto cansado también, y quizás la gripa latente estará tomando ventaja de ello. Pero al menos comimos helado y encontramos a una buena amiga trabajando en un nuevo local del centro comercial cercano. Además, ya fui a misa y ahora estoy tomándome una pausa de mi estudio de japonés.

Quiero hacer lo posible por escribir tanto como pueda. No recuerdo quién dijo que, para escribir bien, hay que escribir mucho, sin cesar. Así que veremos qué pasa.

08/10/2011

Ciberespejo

Se me ocurrió que podía volver a escribir de manera casual, como lo hacía antes.

No es tan sencillo. Escribir, sea para otros o para uno mismo, conlleva sinceridad. Esto no es cómodo si quien escribe no está del todo contento con lo que es o lo que hace. La escritura siempre lleva algo de uno mismo - se convierte en un espejo. Y pasa que, a veces, no queremos mirarnos.

Por otro lado, creo que nunca intenté que mis blogs fueran diarios personales. Siempre he tenido la conciencia de que escribo hacia un público que a veces desconozco, pero siempre puede volverse tangible: algo que ha pasado con frecuencia en mi vida, con resultados muy mayormente positivos.

Esto también significa generar expectativas. Los lectores esperan el blog que acostumbran leer. El escritor, en mi caso, espera lectores y espera que éstos puedan entender sus mensajes. Pero también me ha pasado que, consciente de la interacción social, real, que el blog genera y complementa, me da por ser cuidadoso de lo que hago en la virtualidad.

La ciberimagen personal (por falta de otro término mejor) es un hecho de la convivencia contemporánea, y más aún con las redes sociales. De ahí que, de hecho, se recomiende constantemente el cuidado de esa faz electrónica: cuidado con las fotos en Facebook, con los comentarios mal ubicados que pueden costarle a uno el trabajo; cuidado con lo que se dice en Twitter, no sea que no le guste a alguien demasiado poderoso; aguas con las evidencias incriminatorias de cualquier tipo, que pueden acarrear problemas en la vida personal o por lo menos ser comidilla del pueblo, sea por un rato o por toda la vida. También están las personas que no toman de ello ni conciencia ni partido.

En resumen, yo procuro ser cuidadoso al manejar mi imagen, pero a veces me pregunto si dejo que sea la imagen la que me maneje a mí. Qué existencia tan banal, tan falta de autenticidad estoy llevando si es así.

Así que fuera miedos. A vivir como antes, sin importar si los demás están o no de acuerdo. Mirémonos en este espejo, aunque sea de vez en cuando.

Mientras tanto, afuera sigue lloviendo.

05/10/2011

De cómo sgenius hace un compromiso sin anillo.

Hiroko nunca quiso un anillo.

Para ella, los anillos son pequeños, caros y fáciles de perder. Mientras más caro, más estrés representa. Rara vez utiliza joyas.

Por otro lado, desde hace varios meses hemos hablado de matrimonio. Se dio natural, poco a poco. No había un momento que pudiéramos recordar, contar a los amigos y a los hijos.

Así llegó el fin de semana de nuestro tercer aniversario de novios. Es útil que el aniversario caiga en una fiesta nacional: pasaríamos el puente en la hermosa Guanajuato.


Hiroko no ama la joyería, pero sí la buena comida. Hizo de antemano una reservación en Las Mercedes, uno de los mejores restaurantes de la ciudad según TripAdvisor.

Guanajuato fue fundada en una cañada y poco a poco fue trepando los cerros circundantes; sus varias minas le sirven de límite. En uno de tales cerros, en una zona residencial de altura y fuera del típico camino del turista, el taxi nos depositó frente a la puerta del restaurante. Llegamos apenas a tiempo para nuestra reservación de las 8:00 pm.



No me dio pena entrar con mi mochila de viaje. Ya la había olvidado en la mañana y no me volvería a pasar que mis manos se vieran obstruidas por bolsas de compras. Ni siquiera me la quité para pasar al baño, cosa que tuve que hacer incluso antes de sentarme. >_< (Cuando se pasea, esas cosas suceden.)



La hospitalidad del lugar es tal que se diría que más bien hemos recibido una invitación a la casa del chef. El interior está hermosamente cuidado, a media luz y con música amena. Tras ser conducidos hasta nuestra mesa, con vista al exterior, el dueño nos visita y nos da la bienvenida.



La decoración es muy detallada, llena de estilo.



Hasta la Salsa Huichol está... vestida de huichol.

Por ser 16 de septiembre, hay un menú especial. Obtuvimos cocteles hechos con frutas mexicanas,


aperitivos,



un exquisito consomé


y como plato fuerte, Hiroko pidió pollo con mole verde


y yo, una gigantesca pierna de puerco.



A la hora del postre, quizás Hiroko habrá notado mi nerviosismo.

Generalmente, el anillo iría arriba del postre. Pero yo no tenía un anillo. Tenía esto:




Las flores fueron preparadas por el dueño del restaurante, a quien le previne apenas una hora antes de mi plan... fue asombroso cómo se esforzó al máximo por hacer de esta una hermosa experiencia. En lo que respecta al cuadro, fue una colaboración entre mi buen amigo Guillermo (quien hizo la caligrafía) y yo (los kanjis).  Estos kanjis conllevan el significado de "matrimonio sólido para toda la vida". Aunque Hiroko dijo que, literalmente, sería algo así como "dos viejos en el mismo hoyo".


(El cuadro lo llevaba en la mochila. Entrar al baño fue un pretexto para darle el cuadro al dueño, quien se encargó de poner sobre aviso al personal y hacer los arreglos.)


Así fue nuestro momento, con mucha calidez, algunos aplausos, excelente comida y una memoria que durará toda la vida.