13/01/2012

De Los Angeles a Kyoto


Resulta y resalta que es un largo viaje.
Se me pasó poner comentarios, así que les dejo las fotos en modo de "comentario mínimo".





En LAX.


Desayuno tras el check-in y antes de pasar por seguridad.
Hurra por la persona de AA que se dio cuenta de que tendríamos problemas debido a un vuelo reagendado y nos acomodó el trayecto. Gracias a eso no tuvimos broncas.




La bandera de Hong-Kong!

Parece que alguien de los Crips pasó por aquí...



Tres horas de espera, pero más vale estar prevenidos. Ismael, uno de nuestros amigos de la noche anterior tuvo problemas el año anterior, también por estas fechas, para abordar un vuelo a Japón por la cantidad de gente en el aeropuerto, y ultimadamente lo perdió. Así que nos fuimos a la segura.

Ya en el vuelo.

En los monitores puedes ir viendo cómo el avión va siguiendo al sol, no obstante que cuando llegas a Japón ya son las 10:00 pm para ti.

Deliciosa comida de avión.


Aquí les iba a mostrar una foto de Hiroko durmiendo a pierna suelta, pero si lo hago, ella también puede mostrar fotos embarazosas mías XD


Tierra japonesa a la vista.



Tras pasar inmigración en Narita. Llegamos a Tokyo solo para transbordar a un vuelo que nos dejaría en Osaka.


Casi todas las autopistas y avenidas principales de Tokyo estaban despejadas.



Antes del siguiente avión, fuimos a mandar algunos paquetes, como favor para una conocida de Hiroko.  Les decía el año pasado que en los aeropuertos hay servicio de paquetería.




Okane! (o sea, dinero). El plan esta vez fue usar las tarjetas mexicanas (de débito) y sacar efectivo de ellas, en vez de sujetarnos a lo complicado y lo caro de la transferencia interbancaria. Pero no me fue fácil sacar el dinero: en Japón no hay red interbancaria como en México, o sea, no en todos los cajeros funcionan las tarjetas.


Por eso en Japón la gente utiliza generalmente cajeros ubicados en...


...las oficinas postales. Y de ahí fue de donde pude sacar dinero yo.
(Ah, y algunos cajeros cierran los días festivos.)



Pasar la seguridad en Japón fue bastante menos engorroso que en EU. Además, si se te olvidó que llevabas un recipiente PET con jugo, por ejemplo, tienen ellos una maquinita donde ponen el recipiente y lo escanean para ver que sea seguro. (Como sea, se supone que no puedes pasar líquidos por ahí.)


En la sala de espera, una máquina vendedora de helado.


Los boletos de JAL para el último vuelo.



Otra vez no me animé a usarlo.

---

Oh, Japan Airlines. Amé su servicio. Es como Mexicana en sus buenos tiempos.


Me encantaron los avisos de seguridad. Estas animaciones las ponían durante el abordaje. Además de las comunes y corrientes, te decían cosas como "si vas a hacer hacia atrás el respaldo de tu asiento, pregúntale a la persona que va atrás de ti" y "ten cuidado al cerrar la charola, para no molestar a quien va sentado enfrente".




Revistas de venta de artículos inútles, a la japonesa.


Poco espacio para las piernas, típico. Aparte, noten la mancha de grasa en la rodilla derecha. Creo que me la hice en Narita con la rueda de un carrito para llevar maletas. Así anduve hasta que pude comprarme otro pantalón. >_<


Andaba mocoso y pedí pañuelos. Yay, souvenir.


Como una hora después, Kansai se veía espectacular - primero Kyoto, luego Osaka pasaron frente a la ventana.


Llegamos a Itami, el aeropuerto "chico" de Osaka. La sala de llegadas es fea, como estación de camión de los setentas.



Aquí también Hiroko hizo un envío. Chequen el uniforme de la secretaria, tan bonito y típico de los negocios de servicio allá.


Era noche y alcanzamos apenas el camión a Kyoto.


La gente platicaba mucho para ser Japón. Había varios viejitos; algunos no dejaron de platicar entre ellos. "En Osaka la gente es más alegre", decía Hiroko.

Llegando a Kyoto, tuvimos el problema de que el metro, si bien existe, no es tan ubicuo e útil como en otras ciudades. Tuvimos que tomar taxi para llegar al hotel. De hecho el taxi fue nuestro principal modo de transporte.


Al fin llegamos al hotel, donde ya nos esperaban Satomi y Minori, dos de las mejores amigas de Hiroko.
---
Mañana: Kyoto de noche.

1 comentario:

Mario dijo...

Me encanta conocer los diarios de viajes de otras personas que me permiten conocer diversos sitios que aun no he ido. Estoy planeando un viaje para las mejores pistas de ski en chile y espero poder estar allí próximamente